Compartir

Considerando el buen cometido de Martín Scuncio – Sebastián Vera nace la duda de si seguirán corriendo juntos. Lo concreto es que en la fecha inaugural del Nacional de Rally de Argentina, el binomio del equipo Point Cola su ubicó en la sexta casilla de la RC2.

El binomio Martín Scuncio – Sebastián Vera se quedó con la sexta posición en el Rally de Toledo, Primera Fecha del Nacional Argentino de Rally, certamen con el que se abrió la temporada de rally al otro lado de la Cordillera de Los Andes. Los representantes del equipo Point Cola cronometraron 1 hora 19 minutos 11 segundos 8 décimas, terminando 2 minutos 2 segundos detrás de la dupla Federico Villagra – Virginia Klus, ganadores de la categoría RC2. La segunda posición fue para Augusto D’Agostini – Juan Pablo Carrera (a 10”) y terceros, Miguel Baldoni – Gustavo Franchello (a 1’21”8).

Cuatro de 13 tramos ganados y cuando no estuvieron en zona de podio fue porque problemas mecánicos los retrasaron, motivos más que suficientes para que hubiera elogios desde el piloto al navegante y viceversa por lo que queda la incógnita de si continuarán juntos ahora que Scuncio no tiene navegante (Javiera Román asistirá a Joaquín Ruiz de Loyzaga) y Tomás Etcheverry (piloto de Sebastián Vera) no ha confirmado si correrá en esta temporada.

“Seba se pasó. Nos conocíamos sólo como compañeros de equipo pero no habíamos andado juntos. Nos acostumbramos súper rápido y él hizo una muy buena pega”, dijo Scuncio, a lo que fue replicado por Vera: “Martín es un tremendo piloto. Me dejó impresionado de sus cualidades, tiene muchísimo talento y me quedo con una sensación positiva”.

Ante la consulta de si seguirán trabajando juntos, Martín no se cerró pero tampoco dio mayores indicios. “Yo ya le hice una propuesta a la persona con que quiero trabajar y esta semana quedó de responderme”, manifestó el piloto. En tanto, Sebastián indicó que la prioridad la tiene Etcheverry “y él debe confirmarme si va a correr o no, en base a su respuesta definiremos el futuro”, expresó.

Volviendo al rally disputado este fin de semana, Martín Scuncio dijo quedar con un sabor grato ya que demostró ser competitivo pese a no tener calendarizada esta prueba. “Yo me había tomado un receso hasta abril, pero ante la solicitud del equipo no podía negarme. Creo que con miras a la fecha argentina del WRC sacamos un saldo positivo tanto con nosotros como binomio como por el equipo mecánico, que hizo un gran trabajo en estas semanas. Para nosotros con ‘Seba’ no era fácil ya que eran frecuentes algunas notas con indicaciones para 800 o 1.000 metros más adelante, lo que equipara mucho las condiciones para los R5 y los Maxi Rally”, relató Scuncio.

-¿Cómo así?
-Es que la única ventaja en el papel que tenemos nosotros es que el R5 nace para la competencia, pero el desarrollo que ellos llevan, con frenos, suspensión, los 50 Hp más y una serie de otros factores los hacen muy competitivos con rutas como estas, con pocas curvas o ciegos.

Coincidente con su piloto se mostró Vera al final de la competencia. “Fue un rally atípico para nosotros, con llanos, rectas largas y curvas en 90° y por eso sacamos conclusiones positivas con respecto al manejo de Martín, al frenado del auto y a nuestro trabajo en general. La hoja de ruta era fundamental y creo que hicimos un buen trabajo en ella”.

Terminado el rally y sin aplicar penalizaciones, los chilenos registraron 1 hora 18 minutos 1 segundo 8 décimas, tiempo que los situaba en la tercera posición. Sin embargo, por una incidencia en ruta recibieron 1 minuto 10 segundos de penalización, la que fue explicada por Vera: “nos comimos una chicane. El reglamento dice que si hubiéramos retrocedido y pasábamos otra vez no nos habrían sancionado, pero íbamos tan centrados en acelerar que continuamos y nos llegó ese tiempo por el cual no tenemos nada que reclamar”.

Antes de emprender el retorno a Chile, Sebastián Vera quiso destacar el trabajo de todo el equipo Point Cola. “Se lucieron todos. Han trabajado todo el verano y se nota, siendo lo más increíble que pese al cansancio, cuando nos fuimos a la última especial del día, nos despidieron con una sonrisa y eso, estando fuera de casa, se agradece muchísimo. Qué felicidad ver la pasión por el rally de todos en este equipo, desde las jefaturas, pasando por los mecánicos hasta el mismo Martín. Son un lujo de equipo. No puedo no agradecer también a los navegantes argentinos que normalmente corren en Chile que me abrieron las puertas y me hicieron sentir uno más. Muchas gracias a todos”.

Comenta en MundoRally

comments