Compartir

Otra vez ellos, los mecánicos. Una vez más dando muestras de que las carreras se ganan en la ruta y no por secretaría. Imposible no sentir orgullo de cómo incluso equipos que están en la misma categoría van en auxilio de otro team para que siga en competencia.

Cuando el sábado, el auto de Martín Scuncio (Equipo Point Cola) necesitó más que las manos de sus propios mecánicos, aparecieron las de los equipos EME Racing y RUDEL Racing para auxiliar a quién, 24 horas más tarde, se proclamó campeón nacional 2018.

Tal vez sin la cooperación de Henry Rojas y José Ugarte (EME Racing), además de Luis Barrera y Sebastián Cadenas (RUDEL Racing), la celebración del binomio Point Cola se habría pospuesto para Pichilemu. Pero no, todo tuvo un final feliz gracias al Juego Limpio de EME y RUDEL.