Compartir

La dupla Jaime Prohens – Álvaro León logró culminar la etapa 4 pero de no mediar un milagro, deberán abandonar el South American Rally Race por problemas mecánicos. Quien también tuvo una jornada complicada por lo rudo de la competencia fue el binomio Marcelo Rojas – Matías Rojas que se quedó con la 5ª casilla.

De dulce y de agraz para los chilenos en la categoría UTV. Así está siendo la Cuarta Etapa (primera parte del maratón) del South American Rally Race y decimos ‘está siendo’ porque al cierre de esta nota, aún no culmina, no al menos para Jaime Prohens – Álvaro León.

En la jornada que unió Chilecito con Fiambalá tras 412 kilómetros, de los cuales 314 fueron cronometrados, Prohens – León tuvieron problemas mecánicos por los que tu andar fue literalmente a media máquina. En la ruta sospecharon de una falla eléctrica pero al llegar al vivac, donde no pueden recibir asistencia de su staff mecánico por estar en jornada Maratón, descubrieron que era peor de lo esperado: el turbo estaba destrozado tal como lo analiza Jaime Prohens en el siguiente video.

Con este escenario, la única opción es recibir un turbo por parte de otro binomio en competencia y la única opción real es que su compañero de equipo, el argentino Gabriel Rodríguez no logre solucionar una falla con la culata de su UTV. “Yo espero que Gabriel solucione lo suyo porque jamás le deseo el mal a nadie. Además, él y su staff nos han tratado demasiado bien y se merece seguir en competencia y para rematar, a esta hora, si él no pudiera seguir, no sé si con Álvaro alcancemos a realizar el cambio”, dijo un desconsolado y amargado Jaime Prohens.

Al cierre de esta nota, por haber terminado la etapa, Jaime Prohens – Álvaro León están en la séptima casilla de la general quienes arribaron hoy en la undécima posición a 38 minutos del binomio vencedor del día, los locales Ferioli – Rinaldi que cronometraron 5 horas 42 minutos 50 segundos

Rojas, al alza

La cara opuesta la protagonizó la dupla padre e hijo Marcelo Rojas – Matías Rojas. Si bien también sufrieron por la rudeza del trazado, el binomio nacional culminó la jornada en la quinta casilla a 9 minutos 23 segundos de Ferioli – Rinaldi, tiempo que les hizo ascender a la cuarta posición de la Clasificación general.

“Fue un día muy duro, especialmente la última especial que tuvo mucha navegación en dunas. Lo positivo es que estuvimos muy cerca de los punteros así que estamos tranquilos”, dijo el joven navegante Matías Rojas.

Hasta minutos atrás, Matías Rojas seguía en labores de mantención del CAN -AM Maverick X3.

“Las primeras dos especiales anduvimos muy fuerte, casi no cometimos errores y tampoco le pegamos al auto, así que todo bien por ese lado, de hecho, pasamos a dos pilotos que largaron antes que nosotros. En la última especial se nos complicó porque entre que estaba difícil el roadbook o contenía algunos errores nos costó encontrar los puntos (Way Points) pero logramos sacar adelante la etapa”, comentó Matías.

Para mañana miércoles, la caravana enfilará rumbo a Belén para recorrer un totoal de 404 kilómetros de los cuales 332 serán cronometrados, divididos en tres especiales de 126, 57 y 149 kilómetros respectivamente.

Comenta en MundoRally

comments

Compartir
Nota previaSacaron su garra
Próxima notaSiguen escalando