Compartir

Cada cierto tiempo, la vida en general y el rally en particular nos está premiando con personas que no son simples mortales. Son seres humanos que vienen tocados por una varita mágica y que iluminan el camino. Ayer fue Carlo de Gavardo y hoy, Alberto Scuncio.

Por: Claudio Antivil, director MundoRally.cl

Tenemos un deporte privilegiado. Tal vez en todas las disciplinas deportivas hay un referente que destaca más allá de lo deportivo, pero como en nuestro caso estamos día a día empapados de rally, es la actividad de la que podemos opinar.

Como muy bien define el gran comunicador Cristián León, hay tipos “buenos de adentro”. Personas a las que el buen proceder les brota por los poros. Para ellos, no hay dos lecturas: simplemente, hacen lo correcto.

Además, por su grandeza, no andan impartiendo cátedras de lo que se debe hacer. Actúan y ya. No buscan quedar bien, porque no es su estilo. Es tan natural, que no se lo cuestionan.

Todos conocemos a uno. O a varios. En el caso del rally, un claro ejemplo fue Carlo de Gavardo. Un ser de luz, excepcional por dónde se le mire, quien incluso arriesgó su vida por salvar la de otro. ¿Quién no tiene una historia humana con Carlito?

El fin de semana recién pasado, cuando la agitación social estaba en un punto alto en Santiago y estaban llegando las primeras manifestaciones al sur de Chile, apareció la figura de Alberto Scuncio, jefe del equipo Point Cola. Con una simple, pero profunda frase, alumbró el camino para lo que sucedió minutos más tarde: la cancelación de la segunda etapa del RallyMobil.

Ante la pregunta de si su escudería sería parte o no de la competencia dominical, el sábado en la noche con un tono pausado pero intenso, Scuncio respondió: “En este minuto, nuestros Carabineros están para cosas más importantes que para resguardar los caminos del rally”. Así de claro. Cuando alguien es capaz de pensar en un bien superior sin que nadie se lo solicitara o ejerciera presión, es porque lo suyo fluye de adentro.

El staff mecánico del equipo Point Cola había trabajado intensamente en la mantención del Hyundai i20 R5 Tomás Etcheverry – Sebastián Vera y para poner en competencia nuevamente el auto de Martín Scuncio – Javiera Román. Nada de eso le importó, porque Alberto tenía la película más clara que varios políticos o algunos medios de comunicación. Sabía que lo vendría horas después revestía una importancia única.

Esa noche de sábado estuvo muy bien la producción del RallyMobil, pues antes de que las autoridades hicieran alguna solicitud ya estaban reunidos para cancelar la segunda etapa. Y antes de que la organización avisara de que la competencia no seguiría, Alberto Scuncio ya había decidido que el equipo Point Cola no continuaría.

Comenta en MundoRally

comments