Compartir

La dupla Fernando León – Bastián Tapia ganó la Etapa 4 en el South American Rally Race. La nota amarga la puso el abandono de Antonio Hasbún – Cristóbal Guldman.

La de hoy martes era una etapa especial. Después del día de descanso, los deportistas enfrentaron la primera parte del Maratón, donde al culminar la jornada no reciben asistencia de su staff mecánico, y para los chilenos significó vivir los dos lados de la moneda.

Tras los 412 kilómetros que unen Chilecito con Fiambalá, de los cuales 314 fueron cronometrados, el binomio Fernando León – Bastián Tapia fueron los más rápidos al cronometrar 7 horas 8 minutos y 13 segundos. Fue la primera etapa que logra conquistar la dupla que viste los colores de Liqui Moly y por ello, antes de empezar a trabajar en la mecánica de la camioneta, piloto y navegante se fundieron en un merecido abrazo.

“Era la etapa que estábamos esperando desde que comenzó la carrera, con dunas, donde Fernando anda muy bien, le acomoda mucho el manejo sobre la arena. Veníamos con algunos problemas pero avanzando, por lo que me centré en lo mío que es la navegación, hicimos un buen trabajo de equipo y fuimos calzando los waypoints con Fernando a la primera cosa que el resto no pudo hacer, de hecho enfrentamos a varios pilotos que venían en el sentido contrario, buscando los puntos, otros andaban en otros cerros y ahí nos dimos cuenta que íbamos bien enfilados”, dijo el navegante Bastián Tapia.

-Dijiste que venían con problemas, ¿cuáles?
-Neumáticos, embrague y suspensión. Es que hoy vivimos de todo (risas). Apenas comenzamos el día, a los 600 metros, reventamos un neumático, algo crítico pensando en que por ser maratón, no podemos subir otro hasta que culmine mañana la etapa maratón. Un poco más adelante, en medio del fesh fesh (arena demasiado fina, que parece talco) empezamos a tener inconvenientes con el embrague y quedamos pegados, perdiendo mucho tiempo, casi pensando que no seríamos capaces de terminar. A eso se sumó algunos inconvenientes con la suspensión trasera así que de ahí en adelante cuidamos la camioneta para poder llegar a Fiambalá.

Ya en el vivac, León – Tapia pudieron trabajar en la camioneta y mientras estaban en esa labor recibieron una buena noticia: de las tres etapas que estaban previstas para mañana miércoles, sólo se disputarán dos, por lo que el vehículo recibirá menos maltrato. “Esa es la buena noticia, porque acá nos enteramos del abandono de ‘Toño’ Hasbún, lo que no nos gusta, nos dio pena porque sabemos del esfuerzo que se requiere para llegar acá”, dijo Bastián.

No más

Habían sufrido en los días previos y es por ello que ayer, en el día de descanso, el binomio Antonio Hasbún – Cristóbal Guldman y su staff mecánico trabajaron toda la jornada en dejar a punto el auto, culminando a las 2:00 de hoy martes.

Antonio Hasbún – Cristóbal Guldman.

Pese a todo detallado trabajo que incluyó revisión, mantención y cambio de piezas mecánicas y eléctricas, hoy no se les dieron las cosas. Al poco andar de la etapa, fue el mismo piloto el que informó a MundoRally su abandono: “Tengo malas noticias. Estamos fuera de carrera. Se nos cortó un palier (eje) en una zona complicada de la ruta. Lamentablemente, no podremos reenganchar porque no tengo repuestos y sólo puedo adquirirlo en Estados Unidos”.

En tanto, en pleno desierto, el navegante Cristóbal Guldman así nos reportaba el abandono:

De esta forma culminó el South American Rally Race para uno de los mejores pilotos chilenos que en esta ocasión sumó a un navegante de primera (Cristóbal Guldman), con quien estaban desarrollando una muy buena carrera, sin embargo, la serie de problemas mecánicos acrecentados con el factor climático (lluvias y crecidas de río) no les permitió lucir en la tabla de clasificaciones su buen andar.

Comenta en MundoRally

comments