Compartir

Mientras Miguel Recalt se coronó Campeón del torneo de Navegantes de la temporada 2019 de la categoría R2, su piloto Patricio Muñoz sólo necesita terminar la primera etapa en Frutillar para alzarse como el mejor del año.

Todo no fue negativo para el binomio del equipo EME Bus, Patricio Muñoz – Miguel Recalt este fin de semana. Tras romper su motor en el último prime de la única etapa disputada, debieron abandonar con lo que pensaron que Eduardo Kovacs – Juan Pablo Carrera se les acercarían en la etapa dominical y la definición de la R2 se estiraría hasta el MotorShow, última fecha del año.

Sin embargo, con la cancelación de la etapa 2, nada de eso se dio. Es más, Recalt se proclamó campeón 2019 del Campeonato Nacional de Navegantes y Patricio Muñoz sólo necesita culminar la etapa de sábado del Gran Premio de Frutillar (23-24 de noviembre) para celebrar. Recalt llegó a 127 puntos, aventajando por 41 a Juan Pablo Carrera restando 39 en disputa.

Si Muñoz termina la etapa de sábado en Frutillar, independiente de su ubicación, ampliará en al menos a 31 puntos su diferencia con Kovacs y a partir del domingo restarán 29 por dirimir.

Lo de Recalt es la coronación a tres años intensos de trabajo. Ha logrado sacar lo mejor de Muñoz y de no haber vivido tantos problemas mecánicos en la temporada anterior, tal vez en 2018 ya habrían sido los mejores. Pero eso es ficción, no fue y lo concreto es que este año ha sido todo positivo para la dupla EME Bus.

Con la humildad que lo caracteriza, ‘Micky’ Recalt siente que aún no es momento para festejar por completo ya que se da en medio de la crisis en Chile y porque Muñoz aún no es matemáticamente el monarca. “Lo mío es una alegría muy grande. Imagina que siempre quise salir a correr fuera de Argentina y hoy lograr ser campeón en Chile es maravilloso. El tema que se da medio raro porque está el lío este en Chile y más que Pato aún no llega con los puntos”, dijo el navegante campeón a MundoRally.

-¿Soñaste con este logro, ser campeón en otro país?
-Sí. Sinceramente siempre que empiezo un año el deseo es ganar un campeonato. En 2017, cuando se nos escapó el de la R2Lite empecé a ver que podía llegar y eso me dio más ansiedad de ganarlo. Realmente me llena mucho el poder ganarlo, pero sería completo si Pato también ya lo fuera.

El WRC de Chile destacó Recalt como uno de los hitos del año.

-¿Qué destacas del trabajo que han realizado como dupla?
-Veo un progreso de Pato, una madurez como piloto y como binomio creo que encontramos muy bien cómo hacer el trabajo abajo y arriba del auto. Este año el equipo viene funcionando bien, eso es una tranquilidad para nosotros también. Hoy se ve a simple vista el progreso de 3 años de trabajo y confianza.

-Hablaste de Patricio y del equipo, ¿En qué sientes que has crecido y que hoy te lleve a ser el 1 de Chile?
– Realmente en todas las carreras se aprenden cosas nuevas. Y ser el 1 es una causalidad del año. Creo que la tranquilidad que logré corriendo con Pato es una clave importante para poder avanzar.

A su esposa Kimey y a su hija Olivia les dedicó el título el navegante Miguel Recalt.

-Ahora que ya eres el mejor del año, ¿qué carrera recuerdas por algo especial que hayan vivido con Patricio este año?
-La del Mundial. Fue hermosa, salió todo perfecto y anduvimos rápido en todos los tramos, en algunos capaz que regulamos pero en todos anduvimos fuerte. ¡Fue hermoso!

-Por último, detrás de este título hay trabajo y sacrificio: ¿A quién le dedicas este momento?
– Realmente a la familia, a mi esposa Kimey y a mi hija Olivia. Me toca estar muchos días fuera de la casa y este año fui papá y realmente se siente el estar lejos. También creo que el equipo es una gran familia y ellos también son parte de esto.

Comenta en MundoRally

comments