Compartir

El joven piloto del equipo Point Cola, Martín Scuncio, recibió hoy uno de los dos Hyundai que llegaron desde Alemania. Junto con su alegría, develó detalles desconocidos de su llegada a la R5.

Emocionado. Feliz. Eso y una mezcla de sentimientos positivos es la que exteriorizó Martín Scuncio al desaduanar su Hyundai i20 R5 con el que comienza su nuevo desafío deportivo. “Estamos muy ansiosos, muy emocionados. La verdad es que cuando fuimos a Europa no sólo fuimos a Portugal, también pasamos por Alemania y eso es algo que nadie sabía hasta ahora. Ahí tuve la oportunidad de ver los autos en Hyundai MotorSport, estaban los World Rally Car y también estaban nuestros autos, nos sentamos en ellos y los vimos listos. Fue una experiencia tremenda porque nos dieron un tour por toda la empresa”, comentó el joven piloto.

-¿Por qué elegiste Hyundai para llegar a la R5?
– La verdad es que Hyundai fue siempre la única opción que tuvimos porque veíamos los autos en Chile y estaban todas las marcas, salvo Volkswagen con el Polo que lamentablemente no había disponibles hasta 2020. Con Hyundai se nos abrió una oportunidad grande porque había gente que quería trabajar en este proyecto así que nos juntamos después del MotorShow y logramos concretar esto, con Hyundai oficial desde Alemania. Estamos encargados de todo Hyundai Latinoamérica y eso es un gran desafío.

-¿Cuál sientes que será tu principal desafío en esta temporada?
-Terminar las carreras, aprender y seguir desarrollando el auto que es lo importante para el próximo año dar la pelea, tal como lo hicimos en la R2: un año de aprendizaje y uno para pelear. Las cosas pueden ser diferentes quizá con este auto que cuando lo probé me sentí de inmediato más cómodo que en un R2, tal vez por ser 4×4 se me hizo más fácil adaptarme. Será un camino largo a recorrer, frente a equipos que ya llevan un buen tiempo trabajando como Joker, Monster, Skoda, que ya tienen al menos un año de trabajo sobre los R5. Va a ser un lindo año, pero teniendo claro que será de mucho aprendizaje.

Ahora, que ya están los dos autos en Chile (el otro es para Tomás Etcheverry), lejano quedó el pensamiento en el retiro que Martín Scuncio declaró a mitad del año pasado. “Eso quizá lo dije un poco porque tenía mucha presión encima de lo iba a suceder el próximo año (esta temporada), todos hablaban de cambio de categoría, ‘¿por qué no un R5?’ me preguntaban y yo estaba peleando un campeonato aún (el de la R2, que ganó junto a Javiera Román). Había mucha presión por el futuro y en ese presente tenía demasiada presión, yo necesitaba cerrar el campeonato. Una vez que me calmé, después de Pichilemu empecé a pensar más tranquilo y obviamente la decisión era seguir y acá estamos”, analizó.

La alegría en el rostro de Martín Scuncio es total tras ‘navegarle’ a Dani Sordo.

Y en este momento de reflexión, Martín Scuncio aprovechó de dar las gracias a quienes más lo han apoyado: su familia. “Siempre he estado muy agradecido. Cuando terminamos de hacer el test en Portugal con el Hyundai junto a Dani Sordo, me bajé del auto y le dije a mi viejo ‘gracias’, porque esa experiencia tal vez nunca más la vuelva a vivir, estar con gente de ese nivel . Mientras estaba en la fábrica en Alemania pensaba que era el paralelo a la F1, pero en este caso, en el rally. Y si quieres ir un paso más arriba, no lo hay y estaba en una posición de privilegio, por eso es que le agradezco tanto a mi viejo porque lo ha hecho todo siempre con su sacrificio, a su costo, nunca le ha pedido nada a nadie y el esfuerzo que ha puesto en armar este equipo es maravilloso. Estoy muy agradecido de él y de mi familia por el total apoyo que siempre me dan”.

Comenta en MundoRally

comments