Compartir

Tras superar los problemas que sufrió en su motor, los que lo obligaron a abandonar en el Gran Premio de Los Ángeles, el piloto Emilio Fernández ya está en condiciones de competir en el WRC de Concepción.

Los días de inquietud ya son cosa del pasado para Emilio Fernández. Tan pronto llegaron ayer jueves los ingenieros de Skoda pusieron manos a la obra y hoy culminaron la primera parte de su misión tras instalar el motor nuevo para el Fabia R5 que viste los colores de Susaron.

“Ya estamos tranquilos. Mi auto quedó armado y andando, lo mismo que el Ford Fiesta de mi hermano (José Tomás Fernández) y salvo algunos pequeños retoques estéticos a nuestro camión, está todo listo para el viaje a Concepción”, dijo el piloto que lucirá el 47 en la prueba mundialista.

La conformidad del piloto que el año pasado brilló en el Mundial Junior de Rally radica en la eficiencia de su staff mecánico liderado en esta ocasión por los profesionales de Skoda. “Llegaron a las 10 de la mañana al aeropuerto y a las 10:30 ya estaban trabajando en mi auto. Instalaron el motor nuevo porque no quisimos arriesgarnos en usar el reparado. Montaron la caja, diferencial y motor muy rápido por lo que el domingo ya estaremos en el parque de asistencia del WRC para el lunes ser parte del Monday Test”, concluyó el piloto.

Comenta en MundoRally

comments