Compartir

En una jornada dura e intensa, el binomio Pedro Heller – Pablo Olmos culminó en cuarto lugar, superando incluso por 16 segundos al campeón vigente de la WRC2, Pontus Tidemand. En la categoría JWRC, la dupla Emilio Fernández – Joaquín Riquelme debió abandonar por problemas mecánicos.


De menos a más fue el día para el binomio que viste los colores de Ford Chile – PF Alimentos – Teletón, Pedro Heller – Pablo Olmos. Desde la cuarta especial del día comenzaron un ascenso que no los tuvo bajo el sexto lugar y con tiempos que dejaron gratamente sorprendidos, incluso a sus rivales más encumbrados en la tabla. El repunte tuvo una explicación que el navegante Pablo Olmos explicó: “Una rótula de bandeja nos complicó en el final del 2do y 3ero del día”.

Con respecto a su rápido accionar, que fue un verdadero ciclón, el piloto del equipo Joker comentó en sus redes sociales: “Hoy en el reagrupamiento tras la primera ronda se nos acercaron algunos pilotos para quienes, por decirlo de una forma elegante, hace un tiempo no significábamos mayor problema, pero que hoy a lo mejor ya nos han empezado a mirar con otros ojos, como iguales”.

Consultado por la clave de su buen rendimiento, Heller indicó que fue clave el trabajo hecho en los días precedentes: “La clave, muy buena hoja, puesta a punto del auto y meter buen ritmo desde el principio. Portugal es una fecha característica por la cantidad de pilotos que se suman y es la primera fecha de la temporada de tierra en Europa”.

-Dentro de todo lo positivo de la etapa, ¿qué rescatas?
-Que hace un año no estábamos ni cerca de pilotos como Lefebvre, Abbring o Huttunen. Estamos hablando de pilotos oficiales en su mayoría y les batallamos mano a mano.

Abandono a primera hora

El binomio del equipo Susaron, Emilio Fernández – Joaquín Riquelme no alcanzó ni siquiera a terminar la primera especial del día cuando debió decir adiós por problemas mecánicos: una rotura de palier los dejó tempranamente fuera de competencia en la categoría JWRC.

“Si me hubiera equivocado yo y nos salíamos, lo entiendo. Si Joaquín me hubiera cantado mal la hoja, no hay problema, pero duele quedar afuera por temas mecánicos y que en este caso fue fatiga de material. Y para hacerlo más increíble, el eje se partió en una zona en que nunca sucede y el quiebre tiene una forma increíble, fue un corte casi hecho con una sierra. Pero así son los fierros y es parte del juego”, dijo un resignado Fernández.

Así quedó el palier de Emilio Fernández: Parece un corte hecho con precisión.

Dentro de lo negativo, Fernández recalcó que está optimista para la etapa de sábado: “Lo bueno es que no fue culpa de nosotros como tripulación el abandono, así que mañana saldremos con todo, como si nada hubiese sucedido”.