Compartir

El binomio Pedro Heller – Pablo Olmos se sumó a la lista de los heridos que ha cobrado el WRC de Portugal: en la etapa sabatina, en el último prime, tuvieron que dejar la competencia.

Fotos: Prensa Pedro Heller.

Fue una etapa complicada para la dupla Pedro Heller – Pablo Olmos. A primera hora debieron optar por cambiar un neumático que habían pinchado y quedar a un paso de abandonar al quedarse sin repuestos o jugársela por el estado en que quedó la rueda. Optaron por lo segundo y he ahí la explicación a los tiempos que no cuadraban al ser comparados con el rendimiento que están luciendo en las últimas fechas en general y en la etapa de ayer en particular. Estaban logrando el objetivo de culminar, hasta que el último prime les dijo ‘no más’.

En la última especial del día, nuevamente una encrucijada puso en jaque a los deportistas de la categoría WRC2 que visten los colores de Ford Chile – PF Alimentos – Mobil1 – Teleton: O seguían la trayectoria que llevaban en la curva, golpeaban una roca y quizá en qué terminaba la historia o sorteaban la roca saliendo de su trayectoria. Eligieron la segunda opción (obviamente, todo en milésimas de segundos), la que los llevó a quedar en una trampa de arena, en una mala posición de la que no pudieron salir.

“Sí, Pedro y Pablo mañana reenganchan. El auto ya está listo así que mañana estarán en la última etapa de Portugal. Con el método súper rally (posibilidad de reenganchar sumando minutos de penalización) quedaría dentro de los 10 mejores que es uno de los objetivos que nos habíamos planteado y que el mismo Pedro adelantó en MundoRally. Considerando eso, estamos hasta ahora con saldo positivo y más si se ve el contexto en que ha sido un rally que ha cobrado hartas víctimas”, señaló desde Portugal el jefe de equipo, Felipe Espinoza.

Y si de conclusiones positivas se trata, un aspecto no menor es que la organización del Mundial sigue considerando al binomio dentro de su parrilla programática tanto en redes sociales como la esquiva transmisión televisiva.

Mañana domingo se cumplirá la última especial del WRC de Portugal con cinco tramos que totalizan 51,53 kilómetros que serán cronometrados, especiales donde están los esperados saltos en Fafe.