Compartir

El experimentado navegante Sergio Dal Dosso vuelve al rally, pero no en la butaca derecha. Según adelantó, el ser piloto en la R3 será el primer paso de un largo e interesante proyecto.

Tras años de inactividad y alejado casi por completo del rally, Sergio Dal Dosso vuelve con una gran novedad: será piloto en el Gran Premio de Frutillar.

Después de verlo y conocerlo en la butaca derecha, es el mismo ‘Padrecito’ quien rompe el silencio. “Si todo resulta como lo tenemos planeado, estaré al mando del Renault Clio R3 aspirado de Andrés Tamm. Es el primer paso de un entretenido proyecto deportivo que esperamos nos lleve en el mediano plazo a estar en la R5”, adelantó Sergio.

Este es el Renault Clio R3 con que correrá Sergio Dal Dosso en Frutillar.

-Dices si “todo resulta como esperas”, ¿a qué te refieres?
-Básicamente al financiamiento. Ya tenemos el auto, que gentilmente nos lo facilitó Andrés para volver a la acción y algunos cercanos se mostraron interesados en invertir en nuestro proyecto que tiene varias aristas que ya daremos a conocer. Por ahora, lo primero es estar en Frutillar.

-También mencionaste que es el primer paso…
-Sí. El objetivo de esta carrera es poner en vitrina el auto de Andrés, pues su intención es venderlo. El Clio aspirado ha demostrado ser un auto muy competitivo, de hecho, es el único que ha logrado opacar al DS3 ya que el Clio Turbo, en Chile, no funcionó. El auto de Andrés está en excelentes condiciones pero como debe ser antes de una carrera, le estamos realizando una completa mecánica de mantención y reemplazo de fluidos por el tiempo que estuvo detenido.

Quienes conocen a Sergio Dal Dosso no se sorprenden con la noticia de que pase a la butaca izquierda, de hecho, lo mencionan como un excelente piloto. “Cuando navegué, siempre me preocupé de aconsejar a los pilotos y fui partícipe en la formación de varios de ellos a quienes por lógica no mencionaré su nombre porque tampoco quiero atribuirme parte del éxito en sus carreras”, comentó Dal Dosso.

Andrés Tamm.

-Mencionabas que uno de tus planes es llegar a la R5.
-Sí. Hace poco más de un año que estamos avanzando en eso y hemos ido lento pero seguro. Los costos son altísimos y por lo mismo nos lo estamos tomando con calma. Primero necesitaba poner en marcha mi emprendimiento acá en San Fernando (Región del Libertador Bernardo O’Higgins) y lo estamos logrando, pero paralelamente siempre estuvimos realizando alianzas e investigando. He contado con el apoyo de grandes amigos, algunos incluso ligados al rally y ahora es momento de entrar en la otra etapa. Lo primero será demostrar que somos competitivos, lucir el auto de Andrés para que quien quiera llegar a la R3 pueda tenerlo como opción de un auto confiable.

-¿Quién te navegará?
-No lo he cerrado aún. Recién esta semana pude hablar tranquilo con Andrés para terminar de presentarle parte del proyecto y de inmediato dijo que sí. Siempre me ha respaldado y por lo mismo aprovecho de agradecerle ya que más que un piloto siempre ha sido un amigo que me ha apoyado en todo plano.

-Llegas justo en un momento en que la R3 está por definir al campeón…
-Y tal vez lleguemos a desordenar el naipe (risas). Muñecas y huevos le pondremos, no puedo prometer podio pero claramente saldremos a fondo y no nos guardaremos nada. Ese es nuestro estilo y no vamos a cambiar ahora. Sólo tendré la precaución de acelerar a tope, cuidando el auto que sé que no es mío y que queremos venderlo, pero la mejor vitrina será exhibirlo terminando lo más alto posible la carrera.

-Si el auto no lo vendes ahora, después de Frutillar, ¿correrías el MotorShow?
-No. La idea es mostrarlo en un rally completo, nos interesa que se demuestre lo confiable y competitivo que es el vehículo y eso en el MotorShow no se da.

Comenta en MundoRally

comments