Compartir

Con diversos objetivos pero con la misma meta en el horizonte largarán este domingo los 12 chilenos inscritos en el Dakar 2020, con el que se inicia la nueva era en medio oriente. En tres de las cuatro categorías en que hay un nacional inscrito hay al menos un favorito para pelear el podio.

Ya cumplieron con las verificaciones técnicas y administrativas, además de tener su último apronte en la configuración de sus máquinas, por lo que los doce chilenos ya están en condiciones de protagonizar mañana la Presentación Protocolar en el pabellón costero New Corniche, a orillas del Mar Rojo, en Arabia Saudita.

Seis pilotos en motos, 3 en quads, un binomio en SSV (más conocida como UTV en Chile) y un piloto en camioneta es la delegación chilena que vivirá el que ha sido conocido como el Capítulo 3 del Dakar, luego de su paso por Europa – África (Capítulo 1) y por Sudamérica (Capítulo 2), historia que contempla 12 etapas que suman 7.900 kilómetros de los que 5 mil serán cronometrados.

Entre los favoritos para ganar la prueba figuran Francisco ‘Chaleco’ López – Juan Pablo latrach (SSV, o más conocidos como UTV en Chile); Ignacio Casale y Giovanni Enrico en Quads; Pablo Quintanilla e Ignacio Cornejo en motos.

Esperanza en dos ruedas

El objetivo es común para todos: terminar la prueba motor más difícil del mundo. Eso como primera cosa, porque luego la tarea específica varía.

Con dos títulos de Campeón del Mundo de Rally Cross Country, Pablo Quintanilla puede tener en Arabia Saudita la celebración que hasta ahora le ha sido esquiva: quedarse con el Dakar. Cabe recordar que el año pasado, cuando luchaba por un lugar en el podio sufrió una fuerte caída que lo llevó a terminar en la cuarta casilla.

Pablo Quintanilla va por su octavo Dakar.

Quintanilla, quien en su octavo Dakar lucirá el número 5 en su Husqvarna, comentó desde medio oriente: “Hicimos un buen test para ajustar suspensiones y otras partes de la moto, porque vimos que el primer día y también parte del segundo, tendrán probablemente pisos más blandos de lo que pensábamos. También trabajé con el fisitoreapeuta, me revisó el tobillo izquierdo y ayudó bastante. Y, finalmente, pasamos las verificaciones técnicas sin ningún problema; todo rápido y eso nos dejó más tiempo para reunirnos con el equipo y seguir planificando la primera semana de carrera en Saudí”.

Ignacio Cornejo lucirá el #17 en su moto.

Con tres dakares en el cuerpo, el iquiqueño Ignacio Cornejo llega optimista defendiendo los colores del Monster Energy Honda Team. Este será su cuarto desafío dakariano: en 2016 abandonó en la quinta etapa mientras que desde que se subió al equipo Honda sólo sabe de alegrías: décimo en 2018 y octavo el año pasado, en Perú. Ahora, quien fuera Campeón del Mundo Junior en 2017, llega con altas expectativas: “¡Es hora de dar el salto en el Dakar!”, dijo desde Jeddah y agregó: “En esta versión estoy muy animado porque la preparación ha sido buena y el equipo está a tope después de una larga temporada. Confío en poder conseguir un buen resultado. Lucharemos fuerte para ello”.

Patricio Cabrera esta vez correrá en una KTM 450 Réplica.

Luciendo el número 51, el oriundo de Coyhaique, Patricio Cabrera vivirá su octavo Dakar esta vez dejando la que había sido ya su tradicional Kawasaki para subirse a una KTM, moto que estrenó en el Atacama Rally, en septiembre, “donde me fue muy bien, por lo que espero con ansias mi octavo Dakar. Decidí cambiar la moto por una KTM Rally Réplica, porque el Dakar deja Sudamérica. No queremos tener problemas allá. Por lo que sabemos será un rally tipo ‘todoterreno’. La primera mitad será parecida a los pisos de Argentina. La segunda mitad será todo dunas, un terreno donde tengo mucha experiencia y en el que vengo navegando muy bien. Estoy entrenando cada vez más fuerte en tres sesiones diarias. Llegar dentro de los primeros 25 sería un buen resultado”, comentó a la web de la organización.

Enrique Guzmán retorna al Dakar tras 4 años ausente.

Tras cuatro años de ausencia del Dakar, el experimentado Enrique Guzmán retorna con el número 91 en su moto, una KTM 450 Réplica. En 2014 culminó 63 y un año después debió abandonar en la tercera etapa. “Tengo recuerdos muy emocionantes de mis participaciones anteriores (…) Hace mucho tiempo que quería retomarlo y ya a los 43 no me quedan muchos años más para hacerlo en moto. Sentí que era el momento. Me he dado el tiempo para prepararme físicamente durante este año. Por ser padre de 7 hijos y debido a mi trabajo como abogado y empresario tengo tiempos restringidos para entrenar. El apoyo de mi señora y de mis socios ha sido muy importante para poder enfrentar este desafío”, dijo Enrique, quien agregó: “Mi meta es encontrar mi ritmo de carrera, mantenerlo y no cometer errores o caídas que me impidan terminarla. Sólo quiero llegar sano y salvo a mi casa de vuelta”.

Con el #122 debutará el ‘Doc’ Alejandro Aros.

De fan a piloto. Un par de temporadas atrás el “Doc” Alejandro Aros era un fan más del rally cross country y en sólo tres años piloteando asume este desafío. “Soy un piloto amateur. Creo que nadie aprendió tan tarde como yo a andar en moto, pero también creo que disfruto el rally más que todos. Recién a los 41 aprendí a andar en moto, Pepe Cornejo me enseñó a navegar y a partir de allí empecé a participar en carreras tipo rally con roadbook. Soy consciente que la vida se pasa y después de hacer una carrera como el Rally Atacama válida por el campeonato FIM me decidí a postular para el Dakar”, comentó Aros quien debutará en el Dakar con el número 122 en su moto KTM 450 Réplica.

Con el 149 en su moto regresa al Dakar el piloto Ismael Nietto.

Va por su revancha. Tras abandonar el año pasado en Perú, Ismael Nietto se propuso regresar para completar la carrera en, tal vez, la categoría más difícil: Malles Motos, hoy conocida como Original by Motul, que implica que cada piloto es también su propio mecánico a lo largo de toda la competencia. Desde Alto Hospicio y al mando de su SPEEDBRAIN 450 Factory, Nietto resumió su motivación para sumarse por segunda vez a la carrera más difícil del mundo: “El Dakar resultó ser más maravilloso de lo que me habían contado. Tuve la mala suerte de encontrarme con un camión en las dunas, quise pasarlo, agarré una piedra y me caí. Me costó una fractura de tibia, algo que se arregla con una lámina y cuatro tornillos. A los tres meses ya estaba arriba de la moto y poco después logré completar el Atacama Rally. ¿Por qué voy a Arabia Saudita? Tengo 56 años y es la edad de cumplir mi plan de vida, consolidar mis ambiciones (…)Voy con la Speedbrain, que aprendí a armar y desarmar, y a la que le sumé muchos kilómetros. Mi objetivo es terminar la carrera, pasarla muy bien y… caerme lo menos posible”.

Unidos por el tres

Tres son los chilenos que enfrentarán el Dakar 2020 en quads: Ignacio Casale, Giovanni Enrico e Italo Pedemonte.

Y si de trilogía se trata, su tercer título en el Dakar es el que espera conquistar Ignacio Casale tras haber alcanzado la gloria en 2014 y 2018. Después de Carlo de Gavardo, es el piloto que más Dakar tiene en el cuerpo (10): en 2010 debutó en camiones en la casilla 26, al año siguiente se estrenó en motos en el lugar 40 y doce meses después lo hizo en quads en la cuarta casilla. En 2013, siempre en quads, fue segundo y en 2014, campeón. En 2015 abandonó en la décima etapa y en 2016 también dejó anticipadamente la competencia, en la sexta jornada, pero un año después volvió al podio y se quedó con la segunda casilla y en 2018 se alzó como el mejor. El año pasado, en Perú, debutó en SSV pero en la sexta etapa debió abandonar.

Ignacio Casale va por su décimoprimer Dakary buscará su tercera corona en quads.

“En Arabia Saudita será todo nuevo, una experiencia distinta luego de 10 años en Sudamérica, además de mi regreso a la categoría de los cuatriciclos, lo que genera un poco de ansiedad y, por sobre todo, aumenta las ganas de estar en la competencia. Espero que las cosas salgan bien y poder regresar con un podio a Chile”, adelantó Ignacio Casale.

La tercera es la vencida. Eso es lo que espera el antofagastino Giovanni Enrico, tras dos incursiones dakarianas en las que debió abandonar: en 2018 en Argentina, cuando estaba cumpliendo un correcto debut, debió abandonar en la octava etapa y el año pasado en Perú, una fuerte caída en la cuarta jornada le privó el seguir avanzando. Su revancha vino en septiembre pasado cuando se quedó con el Atacama Rally (fecha de la Copa del Mundo), competencia en la que el polaco Rafal Sonik lo sindicó entre los mejores del orbe en quads.

Tras ganar el Atacama Rally en septiembre, Giovanni Enrico llega con la motivación a tope.

“El Dakar pasado fue bueno, pero cometí un pecado de novato. Estaba en la etapa Maratón, marchaba cuarto y aceleré para alcanzar al tercero. Fue entonces cuando me caí; el quad quedó destrozado y llegué fuera de hora. Una pena. Imagino el Dakar 2020 como algo bonito, desconocido. Creo que hay que verlo desde otro punto de vista, correrlo con otra mentalidad. Estaremos en un nuevo continente, con una ruta distinta, en medio de paisajes increíbles. Trataré de llevar un ritmo parejo y estoy seguro que los resultados se van a dar. He entrenado mucho -he hecho más de 10.000 km con el cuatriciclo- y además de correr en Argentina, donde el nivel es muy alto, competí y gané el Atacama Rally, lo cual es un gran aliciente. Mi equipo es muy familiar: mi asistencia serán mi padre, un primo, mi hermana y un mecánico. Quiero llegar, pero lo más adelante posible. No voy a pasear, voy a competir”, expresó Enrico quien lucirá el número 267.

El antofagastino Ítalo Pedemonte buscará culminar en este su segundo Dakar.

Va por su revancha. Italo Pedemonte, quien será compañero de equipo de Enrico, llega ilusionado a su segundo Dakar, luego de abandonara en la segunda etapa el año pasado en Perú. “Íbamos en la parte de dunas, a un ritmo rápido y al tumbar con la moto, caí sobre el hombro. Me di cuenta de que tenía un fuerte golpe, pero la moto quedó parada y logré terminar. Los médicos me recomendaron que no iniciara la segunda etapa. Pese a todo, mi debut me dejó alucinado, contento. ¡Llegué a estar tercero en los tiempos del día hasta la caída!”, recordó Pedemonte quien adelantó que su principal objetivo será culminar, para lo que irá con el 268 en su quad Yamaha Raptor 700.

Vuelve a su origen

Juan Carlos Vallejo, tras competir en SSV el año pasado, vuelve a subirse a una camioneta. Nuevamente lo hará en una Volkswagen Amarok, vehículo con que en 2016 finalizó 53° mientras que en 2017 fue 28° y en 2018, 34°.

El chileno radicado en Perú volverá a ser navegado por el peruano Leonardo Baronio, copiloto con quien ya cumplió las verificaciones y ahora aguarda su paso por la largada protocolar de mañana sábado.

Juan Carlos Vallejo vuelve a las camionetas después de un Dakar en UTV.

“Nuestro Dakar pasado en la categoría SSV fue muy entretenido. La preparación para correr es más fácil y más barata que la de una camioneta, pero en carrera se sufre mucho en los enlaces”, dijo Juan Carlos, quien agregó que está seguro de que el Dakar saudí marca un cambio en el nivel de desafío. “El objetivo es que nos vaya bien sobre estos terrenos completamente nuevos. Queremos llegar lo más adelante que se pueda y trataremos de volver a ganar nuestra clase como lo hicimos en 2018 (ganó la subcategoría T1.S)”, expresó el piloto del equipo Pro Raid Perú, quien competirá con el número 353.

¿Va por el Bicampeonato?

Los ocho dakares en el cuerpo, le han enseñado, entre otras cosas, la mesura a Francisco ‘Chaleco’ López. Un piloto menos experimentado declararía a los cuatro vientos que va a su noveno Dakar a ganar, pero ‘Chaleco’ es cauto y prefiere ir paso a paso. Sabe que el haber ganado la última versión que se disputó en Sudamérica el año pasado lo instala entre los favoritos, pero lo suyo es la cautela a la hora de hablar.

De izquierda a derecha: Francisco ‘Chaleco’ López (piloto), Ítalo Larrondo (mecánico); Juan Pablo Latrach (navegante) y Felipe Alves (mecánico).

Para esta edición no irá con Álvaro León, con quien ganó en Perú y contará en la butaca derecha con Juan Pablo Latrach, otro joven pero experimentado navegante. “En Arabia Saudita seré el único chileno en la categoría SSV. En otras oportunidades cuando corren otros chilenos, nos ayudamos al momento de presentar problemas, pero está vez estaré solo. Por ello reviste mayor importancia la presencia de Juan Pablo, por sus conocimientos de mecánica y porque está en constante actividad en la categoría”, dijo López, en clara alusión a las fechas de la Copa del mundo en que Latrach navega a Hernán Garcés, instancias en las que comparte con los integrantes del equipo South Racing y con los comisarios internacionales.

Lo que si no cambia, es su máquina, una CAN-AM Maverick X3 by South Racing. “Espero defender con todo el título conseguido en Perú. Nos hemos preparado intensamente en los últimos dos meses en el norte de Chile, contando con un buen vehículo, el que hemos probado en los alrededores de Jeddah”, comentó ‘Chaleco’ en la conferencia de prensa de hoy viernes, donde estuvo en la testera de los Favoritos para ganar el Dakar.

Comenta en MundoRally

comments