Compartir

El piloto Gerardo Rosselot renovó su Can Am Maverick X3 pensando en la próxima temporada, pero su estreno lo hará en el Baja Atacama de octubre.

Sin pausas está trabajando el equipo Rosselot. El fin de semana estuvieron en el RallyMobil, donde alcanzaron el primer y el tercer lugar de la R3 y R5 respectivamente, y ya están de lleno avanzando en el nuevo CanAm Maverick X3 de Gerardo Rosselot con el que competirá en octubre, en el Baja Atacama.

Así ingresó al taller de los Rosselot el nuevo Maverick X3

Según adelantó Gerardo, su idea es sacar la motorización para instalársela a la nueva estructura. “El motor, caja y todo lo mecánico se lo pondremos a la nueva jaula y chasis. Pensando en la próxima temporada y en el Dakar, ya encargamos a South Racing un chasis para “ponernos” la nueva máquina antes del Dakar para ir con todo en 2019”, dijo Rosselot.

El objetivo de dejarlo sólo en los fierros es porque mañana viernes entrará a taller para recibir dos trabajos distintos. “Vamos a reforzar la jaula y el chasis. Una vez concluido, entrará a pintura para que adquiera los colores del equipo”, indicó el piloto que adelantó que la primera competencia del nuevo CanAm será entre el 11 y el 15 de octubre, en la décimoquinta versión de la Baja Atacama.

Al fondo, el donante de la mecánica. En primer plano, el UTV receptor que a su vez guardará su motor y caja para el UTV proveniente de South Racing.

Esta mañana, cuando el UTV llegó al taller del equipo, el staff mecánico comenzó de inmediato el desarme para despacharlo mañana viernes a primera hora a Santiago.