Compartir

La segunda parte de la Etapa Maratón fue un día de contraste para los chilenos en la South American Rally Race. Mientas Massú celebró otro ascenso en la general de UTV, Giorgio Carboni tuvo un día negro al quedarse sin combustible en plena etapa, momento en que apareció John Medina y lo rescató para que culminara la jornada.

Ayer, tras culminar la primera parte de la Maratón, nadie le borraba la sonrisa a Giorgio Carboni, piloto de la categoría MOTOS 1 que hoy vivió el lado opuesto de la moneda.

Al poco de comenzar la penúltima etapa de la South American Rally Race, problemas con el instrumental de navegación lo retrasó a él y a un grupo de pilotos de avanzada buscando un waypoint. “Perdimos unos 15 minutos hasta que lo encontramos. Salí de ahí con confianza, andando fuerte, navegando con confianza, aunque siendo honesto, admito que todavía no le tomo el pulso a las dunas de acá, por ejemplo, saltaba de una duna alta a una pequeña y la moto se hundía. Me enterré tres veces, pero la sacaba rápido y la verdad perdía más energía que tiempo.

Giorgio Carboni

A mitad de la especial se me acabó el estanque principal de combustible y pensé que no me la habían cargado como solicité… Seguí rápido, navegando perfecto, tanto, que a quien me antecedía en el 4to lugar de la general sé que lo pasé, pero faltando 7 kilómetros para el final de la especial, se me acabó el otro estanque de bencina, que tiene una capacidad de 30 litros. Ahí quedé tirado. A todos los que yo había adelantado, ahora me pasaban ellos a mí. Me dio una importancia tremenda. Estuve ahí hasta que llegó mi ‘compadre’ John Medina y me salvó. Buena onda, me sacó tirando y de no haber sido por él, aún estaría en la ruta”, relató Carboni desde el vivac, ya un poco más calmado.

Es el mismo Giorgio quien continuó su narración: “Terminé esa especial y me quebré. Sentí que se me fue la carrera porque yo vine a competir, no a cumplir la ruta completa. Ese aprendizaje ya lo tuve, ahora quería estar entre los mejores 5. Se me vino todo a la cabeza, los problemas mecánicos de la primera mitad a los que tuve que sobreponerme, pese a todo, estaba andando muy rápido, me preparé para esta carrera tanto física como mentalmente, navegando perfecto y por temas anexos, me estaba quedando fuera. Me quebré. Por lo mismo, largué la segunda especial 10 minutos tarde y me costó volver a entrar en el ritmo”.

MEDINA, EL HÉROE

Con mucha humildad y buscando bajarle el perfil a su gesto solidario, John Medina comentó parte de la incidencia de Carboni: “Giorgio tuvo mala suerte, pero en la ruta estamos para ayudarnos. Además, después de mi mala primera etapa dejé de competir y estoy disfrutando la carrera. Para ser honesto, no sé si lo remolcaría estando en otra situación (risas)”.

John Medina

Lo meritorio de John es que no es la primera vez que acude al rescate de alguien en problemas en esta versión del SARR. En la segunda etapa incluso tuvo que acudir a sus reservas de emergencia para darle agua a un piloto de la categoría MOTOS 2.

Consultado por el lado deportivo de su etapa, Medina expresó: “La especial 1 fue muy cansadora, pero como todos los días, tuvimos una ruta muy entretenida. No me cansaré de señalar que la carrera me ha gustado muchísimo. Quiero que llegue luego el final y poder terminar la carrera que es el rally más duro que he afrontado. Extraño mi casa”.

MASSU, SATISFECHO

Coincidente con Carboni y Medina, el binomio Francisco Massú – Axel Heilenkotter calificó a la séptima etapa como “durísima”, profundizando el piloto en dos aspectos que fueron claves: el calor y el alto consumo de combustible.

-¿Cómo se ha portado el auto?

-Increíble. No hemos roto nada así que súper contento y destaco que con Axel (Heilenkotter) hemos hecho una carrera bien inteligente en ese sentido para poder cuidar el auto y poder escalar algunas posiciones, considerando que después del incendio que tuvimos nos penalizaron con 6 horas para poder reenganchar, eso nos mandó a la casilla 12 de la general pero hemos venido escalando posiciones gracias a mi equipo que es un 7, los mismo que Axel en la navegación. Estoy súper contento y mañana sólo queremos mantenernos en la 8 posición, saldremos con cabeza fría a las 3 especiales para poder terminar la carrera.

Mañana sábado, los deportistas deberán enfrentar un rulo en torno a La Rioja de 244 kilómetros, siendo 124 de ellos cronometrados, siendo de paso, los últimos de la South American Rally Race ya que será la etapa final.

Comenta en MundoRally

comments