Compartir

El piloto chileno tuvo problemas para encontrar un waypoint en el kilómetro 200, lo que le restó muchos minutos. Ítalo Pedemonte cumplió la que es hasta ahora su mejor etapa terminando cuarto y Enrico debió sobreponerse a problemas mecánicos.

Fue un día poco común para como se venía dando el Dakar 2020. El acortamiento de la décima etapa a los 345 kilómetros de los 534 que estaban contemplados por motivos de seguridad fue un componente. La tormenta de arena que azotó la ruta entre Haradh y Shu y la falta de helicópteros de seguridad fueron la causa de una medida razonable por dónde se le mire.

Italo Pedemonte.

Ante ese panorama, quien no pasó mayores sorpresas fue el antofagastino Ítalo Pedemonte quien culminó en la quinta posición, a 4 minutos 56 segundos de Kamil Wisnlewski, quien sacó provecho al caos imperante, donde destacó una serie de accidentes y otros, derechamente que perdieron el rumbo.

Sin ir más lejos, el líder de la clasificación de los quads, Ignacio Casale fue uno de los pilotos que tuvo problemas de navegación y que, con su habitual autocrítica, los asumió sin culpar a nada ni a nadie. “Terminamos la etapa diez, una no muy buena para mi. En el kilómetro 200 me perdí buscando un waypoint por aproximadamente 50 kilómetros hasta que finalmente lo encontré y pude llegar a la meta”.

Ignacio Casale.

Con este escenario, el francés Simon Vitse fue el principal beneficiado ya que acortó ostensiblemente la brecha entre él y el chileno, quedando ahora a 16 minutos 18 segundos de Casale en la clasificación general (antes de largar la etapa estaba a 44’57”).

“Seguimos primeros en la general a 16 minutos, pero ahora tendré que tener la máxima concentración en las últimas dos etapas para no cometer ningún error que me pueda costar el primer lugar de la general”, comentó desde Arabia Saudita el dos veces ganador del Dakar.

Uno que no quedó satisfecho tras esta primera parte de la etapa Maraton fue el antofagastino Giovanni Enrico, de hecho no se guardó nada a la hora de analizar su jornada.

Giovanni Enrico.

“Mala décima etapa para mí. Quedamos en la posición 6 a más de 7 minutos del ganador. En el kilómetro 140 sufrí una pequeña tumbada con el quad que fue suficiente para que se haya dañado el roadbook y quede sin navegación todo el resto de la especial”, señaló Enrico en sus redes sociales, al tiempo que agradeció a Giordano Pacheco (piloto de motos colombiano radicado en Chile) por haberlo escoltado por algunos kilómetros y también dedicó palabras de agradecimiento a su compañero de equipo, Ítalo Pedemonte por haberle ayudado a dejar operativa su torre de navegación.

Mañana jueves la caravana vivirá la segunda parte de la Maratón, que además será la penúltima etapa del Dakar, jornada que los llevará de regreso a la ciudad desde donde salieron esta mañana: Haradh. En total recorrerán 744 kilómetros de los que 379 serán cronometrados.

Comenta en MundoRally

comments

Compartir
Nota previaChaleco, herido
Próxima notaSe acaba el tiempo