Compartir
Foto: Juan Medel / Autosport Fotografías
Diseño: MundoRally

La voz de la experiencia. Esa es la mejor forma para definir el impecable trabajo del navegante Guillermo Cárdenas, quien llevó de la mejor forma a Carlos Soto, su piloto, a lo más alto del podio de la N3.

Todo apunta a que fue la última carrera de la N3 válida por el campeonato nacional en el sur de Chile, por lo que para el binomio tenía un sabor distinto, especialmente para Cárdenas, un amante y figura de la serie para motores hasta 2.000cc, tanto en el nacional como en los regionales.

A Guillermo, no le tembló la voz para levantar a Soto cuando la carrera se puso cuesta arriba y menos, para decididamente hacerlo pisar el acelerador a fondo cuando una falla mecánica parecía arruinar la excelente labor que estaban cumpliendo. Y cuando llegaron al parque de asistencia, como siempre, se preocupó de todos los detalles en los que trabajaba su staff mecánico.

El binomio Soto – Cárdenas se quedó con ambas etapas, combinando inteligencia, paciencia y velocidad ante sólidos rivales que en esta fecha hicieron a la N3 más numerosa del año, en –tal vez- el piso más complicado de la temporada, y ahí radica la importancia de la experiencia que sacó a relucir Cárdenas.

En un notable trabajo del binomio, lo de Guillermo brilló con luces propias.