Compartir

El piloto del Monster Energy Citroen Rally Team By Pro Circuit quedó muy apesadumbrado tras el problema surgido en la unidad motriz del Citroen R-5 cuando concluía su última práctica antes de viajar al sur a donde concurrirá para acompañar a su hermano Vicente y a su primo Samuel, quienes aspiran a efectuar una destacada actuación luchando por la vanguardia de la clase R-3.

Texto y Fotos: Equipo Citroen Monster energy


Benjamín Israel quedó impactado cuando el equipo técnico determinó que su Citroen R-5 no estaba en condiciones mecánicas para intervenir este fin de semana en el “Rally de Los Angeles”, segunda fecha del Campeonato de Chile.

El piloto del Monster Energy Citroen Rally Team by Pro Circuit no podía creer lo acontecido en el último entrenamiento, para conocer el estado del auto, le aconteciera este infortunio que lo dejaba al margen de esta competencia para la cual se había preparado acuciosamente.

El mismo piloto relataba lo ocurrido “Desde la fecha pasada habíamos trabajado mucho, corrigiendo cosas, innovando aspectos técnicos para seguir avanzando al potenciar el auto para superar lo realizado en la fecha pasada en el Rally de Concepción cuando sorpresivamente se desencadenó este grave problema”.

¿Qué aconteció?
“Estábamos casi terminando el entrenamiento cuando saltó una piedra que rompió el radiador por lo cual comenzó a subir la temperatura. Ello motivó que inmediatamente detuviera el motor ante que sonaran las alarmas y evitar algún problema mayor si se insistía en mantener el motor en funcionamiento”.

¿Qué motivó determinar no correr?
“El equipo realizó un examen de lo ocurrido y las consecuencia de este problema por lo cual no había una certeza de las fallas, ya que podrían conducir a algo más grave como la rotura del motor. Esa fue la decisión adoptada la que considero la más sensata”.

¿Lo ha afectado mucho?
“Bastante, porque perdemos la opción de sumar puntos y lo más importante que con el trabajo realizado con Marcelo y el equipo técnico que encabeza Cristian Rojas. Muchas horas de trabajo y sacrificios. Habíamos avanzado bastante en lo técnico como en la labor de conducción y conocimiento del auto”.

¿Va a Los Angeles?
Si. Este es un equipo muy unido. Iremos con Marcelo para acompañar a Vicente y Samuel, que espero que consigan destacada actuación en la clase R-3. Estuvieron muy cercanos al triunfo en Concepción y aguardo que lo puedan lograr y ambos con sus navegante suban nuevamente al podio”.

¿Han programado nuevas prácticas?
“Vamos a ver qué sucedió y las consecuencias del problemas para que se solucione a la brevedad. Tenemos un calendario de entrenamiento en diversos escenarios, ya que debemos de seguir progresando y la categoría es muy exigente por el nivel conductivo de los adversarios y de los autos”.