Compartir

El dos veces campeón de Chile, Luis Barahona, confirmó su presencia en el Dakar 2019 gracias a la aprobación presupuestaria realizada por el Consejo Regional de Antofagasta.

“El hecho de ir al Dakar me hace demasiado feliz. No puedo describirlo. Es un sueño cumplido. He corrido en el extranjero, he sido dos veces campeón nacional y el estar en el próximo Dakar es cumplir un viejo anhelo”. Así resumió su sentir el piloto antofagastino Luis Barahona, quien se suma a los representantes nacionales que estarán en Lima el 6 de enero, día en que largará la prueba motor más difícil del mundo.

Su presencia en el Dakar, según adelantó el piloto, será posible gracias a la confirmación que recibió de parte del Consejo Regional de Antofagasta, entidad que cubrirá el 80% del costo de la inscripción, “mientras que el resto del dinero necesario tanto para la inscripción como para la carrera misma lo estamos levantando con empresas y amigos”, informó Barahona.

El piloto antofagastino comentó que si bien nunca dejó de entrenarse, en las últimas semanas ha subido el ritmo tanto en el gimnasio como en la cantidad de horas sobre el quad. “Para la semana del “18” entrenamos duro con Giovanni Enrico (también piloto de quads y que estará en el Dakar 2019): salíamos temprano hacia las dunas en Copiapó y regresábamos en la tarde a hacer mantención a las motos y al otro día de nuevo. Sumamos más de 1.200 kilómetros en cuatro días y para fines de octubre repetiremos”.

Hace una semana, cuando junto al también piloto Giovanni Enrico, Luis Barahona sumó más de 1.200 kilómetros de entremamiento.

La única incertidumbre del piloto es la categoría en la que competirá. Si bien se inscribió en Malles Motos (que desde el año pasado se llama Original by Motul), serie en la que es el mismo piloto quien debe realizar sus mantenciones mecánicas al final de cada etapa, Barahona estudia actualmente la opción de realizar su asistencia junto al equipo de Enrico, por lo que pasaría a la categoría general de quads. “Independiente de la categoría en la que corra, mi objetivo es terminar la carrera y eso en sí es un tremendo desafío. Iré a mi ritmo, sin preocuparme de los demás porque hay que saber cuándo acelerar y cuándo cuidar. Si me fijo en lo que hacen los demás o me perderé o romperé la moto”, dijo Barahona, quien agradeció al CORE de Antofagasta; LMV Ingeniería; Hoteles Dakota; HW Center; Trans Center y a su familia por todo el apoyo que está recibiendo para enfrentar la competencia motor más difícil del mundo.

-Volverás en un año en que varios chilenos lo harán…
-Eso es muy bueno. Es mejor ir con varios compatriotas ya que si llegas a necesitar algo, habrá alguien de confianza a quien acudir.

-¿Estarás en alguna carrera antes del Dakar?
-No lo creo porque estamos cuidando el dinero e ir a competir implica costos de inscripción, traslado, alojamiento, combustible y todo lo que implica una carrera. Lo que sí tenemos en agenda en harto entrenamiento. Te mentiría si te digo que no quiero ir al Baja Atacama porque estará buenísimo, habrá un gran nivel de pilotos pero lo económico me restringe.

Además de la alegría por haber recibido la confirmación de parte del Consejo Regional de Antofagasta, Barahona adelantó que adquirió una moto nueva para enfrentar el desafío dakariano. “Tenemos que ir en una máquina porque la que tengo ha sufrido sus aporreos y en ese sentido, los fierros son bien ingratos a veces así que prefiero asegurarme”, expresó.

-¿Cuándo armarás la moto para el Dakar?
-A mediados de noviembre creo que le haremos un rodaje de unos 300 kilómetros. Por ahora tengo que mandarla a pintar y le estoy fabricando en mi taller todos los accesorios, los soportes. Como modelo estoy ocupando el quad de Ignacio (Casale) a quien aprovecho de saludar y agradecer por toda su ayuda, él es un libro abierto siempre dispuesto a ayudar y a aconsejar. Siempre está dispuesto a aclarar mis dudas, se ha portado excelente conmigo y lo mismo me dijo Giovanni (Enrico), que tiene una voluntad de oro para compartir conocimientos.

Comenta en MundoRally

comments