Compartir

El piloto Pablo Quintanilla ganó la etapa de hoy y se la dedicó al desaparecido Paulo Goncalves. Con su victoria, descontó 5 minutos en la lucha por el título. En tanto, Ignacio Cornejo arribó octavo y se mantiene TOP5.

Para nadie es un misterio que el fallecimiento antes de ayer de Paulo Goncalves estaba en la cabeza de todos los pilotos, especialmente los de motos. Por eso, en general, los primeros kilómetros de hoy fueron una especie de adaptación mental al nuevo escenario sin el piloto portugués en ruta.

La etapa de hoy contempló 415 kilómetros de especial en un total de 891 con los enlaces incluidos, siendo la distancia más larga en la edición 42° del Dakar. Tras la especial, fue el chileno Pablo Quintanilla el más rápido y antes de cualquier consulta, le dedicó su triunfo a Goncalves, victoria que llega en el mejor momento en su lucha por el título.

El piloto de Husqvarna nacional se impuso al australiano Toby Price (KTM) y al español Joan Barreda (Honda), con lo que Quintanilla cerró su tercer triunfo parcial en el Dakar, tras los conseguidos en las ediciones de 2015 y 2016.

Pablo Quintanilla.

“Estoy contento por haber ganado la etapa, pero fue un día súper duro. Partimos con un enlace de 370 kms en la madrugada, con mucho frío y oscuro; además pienso que a todos nos costó volver a correr después de lo que sucedió con Paulo. Hubo muchos sentimientos juntos, pero finalmente somos pilotos y tenemos que saber controlar las emociones para hacer nuestro trabajo”, dijo el nacido en San Antonio, quien agregó: “Con el pasar de los kilómetros comencé a sentirme bien, a buscar un ritmo agresivo y cuando lo alcancé, presioné lo más que pude y así finalmente me quedé con la novena etapa. Aprovecho de dedicar esta victoria en honor a Paulo y toda su familia”.

Un detalle no menor es que restando tres etapas, entre ellas la Maraton que comienza mañana y culmina el jueves, es que ya se queda sin margen de calcular cuándo acelerar y cuándo esperar. “Habíamos planificado empezar a atacar en la etapa que se canceló ayer, pero tuvimos que desechar por completo esa idea y comenzar a acelerar para intentar meterle presión a Brabec. Ahora, en el papel, ya no tenemos estrategia: no hay manera de recuperar tiempo planificando las etapas, no me queda más que correr al ciento por ciento hasta el último kilómetro”, indicó Pablo Quintanilla.

Ignacio Cornejo.

Terminó octavo y se mantiene entre los mejores 5 del Dakar 2020. El iquiqueño Ignacio Cornejo también admitió que no fue un día fácil. “Costó tomar el ritmo de carrera al principio, pero pienso que a muchos nos fue difícil meternos de inmediato… Hay varias cosas que pasan por la cabeza debido a todo lo que sucedió en los últimos días… Sabemos que hoy podía ser así”, analizó ‘Nacho’ y añadió: “Había que intentar estar enfocado, concentrado en lo de uno, pero en los primeros 100 kilómetros cometí varios pequeños errores que al final van costando minutos, pero después pude recuperar la concentración y el ritmo que venía trayendo desde la semana pasada, así que feliz de poder retomar la regularidad de la carrera. Sólo quedan tres días. Estamos todavía ahí, en la pelea por el podio. En lo que resta, vamos a salir a hacer lo mejor posible para llegar lo más adelante en la general”, manifestó Nacho Cornejo.

Patricio Cabrera.

Los otros dos chilenos que se mantienen en competencia también tuvieron una positiva jornada. Mientras Patricio Cabrera culminó en la casilla 30, lo que le permite situarse 29 en la general; Enrique Guzmán finalizó 59 y se mantiene en el top50, resultados a claras luces muy destacables.

La décima jornada irá desde Haradh a Shubayth en 534 cronometrados por dunas y valles de arena, marcando el inicio de la etapa maratón en donde los competidores no podrán recibir asistencia mecánica de sus equipos, pero sí de sus compañeros o de otros pilotos.

 

Comenta en MundoRally

comments

Compartir
Nota previaTrío bendito
Próxima notaChaleco, herido